En Moscú, existen pocos lugares tranquilos. El Monasterio Donskoy es uno de ellos. Detrás de paredes gruesas donde no puede penetrar la ciudad, aflora la paz y la tranquilidad, protegida por viejos callejones de tilo, un huerto de manzanas y un cementerio. El origen del nombre del Monasterio Donskoy. La leyenda del origen del monasterio