Las Colinas del Gorrión: el centro Cultural del Pueblo Según la leyenda, las Colinas del Gorrión obtuvo su nombre de un sacerdote “El Gorrión” que poseía estos territorios. Posteriormente se los otorgó a la gran duquesa Sofía Vitovtovna. A partir de ese momento hasta el siglo 19 las Colinas del Gorrión eran un destino favorito