El Palacio Arkhangelskoye en Moscú es una de las principales joyas de la región. Por lo menos una vez durante el verano se hace la peregrinación por casi todos los moscovitas y visitantes. Un paseo por las tranquilas calles verdes; disfrutar de un juego de sol y sombras en las caras tranquilas de las esculturas